Cazalla de la Sierra

Cazalla de la Sierra es un municipio español de la provincia de Sevilla, Andalucía. Está localizado en la Sierra Norte y forma parte del Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, limitando con la comunidad autónoma de Extremadura. Actualmente cuenta con 5000 habitantes. Su extensión superficial es de 352 km² y tiene una densidad de 14,13 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 55′ N, 5º 45′ O. Se encuentra situada a una altitud de 600 metros y a 80 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla.

Cazalla es cabeza del segundo de los quince partidos judiciales que se constituyeron en Sevilla en 1834 y que engloba a los municipios de Alanís, Almadén de la Plata, Cazalla de la Sierra, Constantina, El Pedroso, El Real de la Jara, Guadalcanal, Las Navas de la Concepción y San Nicolás del Puerto.

Bellísima población situada al norte de la provincia, en un entorno excepcional. Su término municipal está incluido en el Parque Natural de la Sierra Norte, zona de media montaña que alterna las amplias dehesas con los frondosos bosques.Al atractivo de su paisaje hay que añadir la riqueza monumental de su casco urbano, en el que priman las construcciones religiosas, como el Monasterio de la Cartuja de la Inmaculada Concepción, del siglo XV, construido sobre los restos de un pabellón de caza del rey Pedro I el Cruel; la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, del siglo XIV, que, adosada a las antiguas murallas almohades, combina diferentes estilos arquitectónicos; la antigua iglesia de San Benito, de estilo gótico mudéjar; el convento barroco de San Francisco; el convento de la Madre de Dios, del siglo XVI; la iglesia de Nuestra Señora del Carmen y el Santuario de Nuestra Señora del Monte.

Un poco de historia...

Los indicios más remotos de la presencia del  hombre en Cazalla de la Sierra se encuentran en las Cuevas de Santiago, utilizadas por los cazadores primitivos como asentamientos. Los pueblos prerromanos la llamaron “Calletum”. durante la dominación romana, Cazalla se convirtió en paso obligado de la Ruta de la Plata. Fue en la época musulmana cuando la Cazalla se configura en la localidad que hoy conocemos, dejándonos como legado una formidable puerta formada por dos arcos de herradura que, hoy en día, dan acceso al canal de la iglesia parroquial. En torno a la mencionada fortaleza, se desarrolló el arrabal de Azahín. Un año antes de la conquista de Sevilla, en 1247, es incorporada Cazalla al reino Castellano-leonés.

Desde el punto de vista económico, ya en la Baja Edad Media, su producción agraria era fundamentalmente cerealera y vitivinícol.
En el siglo XVI Cazalla conoció una coyuntura favorable, basada en las altas ganancias generadoras en torno al negocio del vino.
Podemos apreciar como emergen en estos campos, monumentales haciendas que ensalzaban y magnificaban la vida rural: castañarejos, El Inquisidor, Tres Vigas, El Molino del Marqués, etc.

En la segunda mitad del Siglo XX el aguardiente supondrá un capítulo importante en la economía de Cazalla. La industria de anisados de Cazalla alcanzó en torno a la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929, una gran expansión y fama, siendo premiadas algunas de sus marcas en dicho certamen.